Riddya Snowdrift, la dríade exiliada

  Bosqueterno era un majestuoso bosque ancestral que ocupaba una gran extensión de Vorbasse y que a su vez era el hogar de las dríades, ninfas cuyas vidas estaban vinculadas a los robles rosados que conformaban aquella alameda. Las dríades eran todas ellas hijas del semidiós Skógur, encargadas de vigilar la salud de los bosques de su planeta y de combatir a quienes supusieran una amenaza para su armonioso ecosistema.
Riddya Snowdrift era una de las más respetadas en su comunidad, fiel veladora de la convicción de su padre. Como la mayoría de dríades, pasaba buena parte del tiempo a comerciar con los residentes de los países aledaños y a entrenar sus habilidades de combate con el único objetivo de preservar la vida de todas las criaturas de Bosqueterno.

  Así fue, durante muchos siglos, hasta que la Orden de la Corrupción decidió invadir Vorbasse. Pese a las advertencias del anciano Skógur, la avaricia humana, la inmoralidad y el continuo derramamiento de sangre alentaron a aquellas malditas criaturas imbuidas de corrupción que decidieron someter aquel insulso planeta. Millones de habitantes fueron masacrados y otros pocos lograron huir, pero las dríades estaban encadenadas en vida a sus árboles, sin otra posibilidad que resistir las hordas corruptas.
Viendo como el fuego negro calzinaba los árboles mientras perecían sus ninfas en una batalla con nulas posibilidades de victoria, Skógur canalizó todo su poder en su asta y, en un intento desesperado por poner a salvo a las criaturas de Bosqueterno, atravesó con violencia la tierra bajo sus pies.
Toda la región de Bosqueterno comenzó a resquebrajarse con una gran explosión de energía, lanzando al espacio cientos de fragmentos portadores de aquellos robles centenarios. Skógur permaneció de pie apoyado en su asta, completamente exhausto, rodeado del ejército ender.
—Como sucesoras de nuestros ancestros… mantened con vida nuestro legado… —dijo al ser atravesado por las armas de sus enemigos.

  Durante mucho tiempo, Riddya permaneció en su roble viajando sin rumbo por el espacio, hasta que finalmente, un día, su porción de tierra entró en contacto con la atmósfera de un pequeño planeta llamado Gevaudan, impactando en sus aguas. Cuando la dríade recobró el sentido, reunió sus escasas fuerzas para suspender en el aire su pedazo de islote con el objetivo de proteger su roble de cualquier amenaza. Despojada de su tierra natal, la ninfa exiliada de Vorbasse se prometió proteger su nuevo hogar de la amenaza imparable de la corrupción. Desde aquella posición, velaría por el bienestar de la vida de todas las criaturas de Gevaudan. Sin lugar a dudas, así lo habría deseado Skógur, el Señor de Bosqueterno.

Anuncios

La caída de los reinos

  Lorem Ipsum es simplemente el texto de relleno de las imprentas y archivos de texto. Lorem Ipsum ha sido el texto de relleno estándar de las industrias desde el año 1500, cuando un impresor (N. del T. persona que se dedica a la imprenta) desconocido usó una galería de textos y los mezcló de tal manera que logró hacer un libro de textos especimen. No sólo sobrevivió 500 años, sino que tambien ingresó como texto de relleno en documentos electrónicos, quedando esencialmente igual al original. Fue popularizado en los 60s con la creación de las hojas “Letraset”, las cuales contenian pasajes de Lorem Ipsum, y más recientemente con software de autoedición, como por ejemplo Aldus PageMaker, el cual incluye versiones de Lorem Ipsum.

  Es un hecho establecido hace demasiado tiempo que un lector se distraerá con el contenido del texto de un sitio mientras que mira su diseño. El punto de usar Lorem Ipsum es que tiene una distribución más o menos normal de las letras, al contrario de usar textos como por ejemplo “Contenido aquí, contenido aquí”. Estos textos hacen parecerlo un español que se puede leer. Muchos paquetes de autoedición y editores de páginas web usan el Lorem Ipsum como su texto por defecto, y al hacer una búsqueda de “Lorem Ipsum” va a dar por resultado muchos sitios web que usan este texto si se encuentran en estado de desarrollo. Muchas versiones han evolucionado a través de los años, algunas veces por accidente, otras veces a propósito (por ejemplo insertándole humor y cosas por el estilo).

  Al contrario del pensamiento popular, el texto de Lorem Ipsum no es simplemente texto aleatorio. Tiene sus raices en una pieza cl´sica de la literatura del Latin, que data del año 45 antes de Cristo, haciendo que este adquiera mas de 2000 años de antiguedad. Richard McClintock, un profesor de Latin de la Universidad de Hampden-Sydney en Virginia, encontró una de las palabras más oscuras de la lengua del latín, “consecteur”, en un pasaje de Lorem Ipsum, y al seguir leyendo distintos textos del latín, descubrió la fuente indudable. Lorem Ipsum viene de las secciones 1.10.32 y 1.10.33 de “de Finnibus Bonorum et Malorum” (Los Extremos del Bien y El Mal) por Cicero, escrito en el año 45 antes de Cristo. Este libro es un tratado de teoría de éticas, muy popular durante el Renacimiento. La primera linea del Lorem Ipsum, “Lorem ipsum dolor sit amet..”, viene de una linea en la sección 1.10.32